EitFood
Permacultura en Svalbard. Agricultura ártica ética

Permacultura en Svalbard. Agricultura ártica ética

Longyearbyen , la ciudad situada más al norte del mundo, es el hogar de poco más de 2000 habitantes. Para alimentar a los trabajadores temporales que van y vienen con las estaciones, así como a los lugareños que viven durante todo el año, la mayor parte de su comida se importa y los desechos se exportan. Conocida por sus duras temperaturas y fuertes vientos, es casi imposible cultivar alimentos localmente en Svalbard, y mucho menos de forma sostenible.

Pero definitivamente es algo que puede hacerse. Viajé al Ártico para hablar con Ben, el cofundador de Polar Permacultures, que incorpora prácticas sostenibles y principios de permacultura al cultivar sus microgreens y otras verduras en su cúpula de invernadero Longyearbyen.

Así es como fue nuestra conversación: test

Jane (yo): ¡Hola, Benjamin! ¿Te importaría contarnos un poco sobre ti y Polar Permaculture Solutions?

Benjamin: Mi nombre es Benjamin L. Vidmar  y soy un chef entusiasta de Florida, EE. UU. Crecí en Cleveland, Ohio, una ciudad para los amantes de la comida y me inspiraron mis dos grandes ídolos culinarios: mi abuela y mi madre. Me gradué en la escuela culinaria Le Cordon Bleu en Pittsburgh, PA en 2001.

Viajé por el mundo y luego me mudé a Longyearbyen, Svalbard en 2008.  Empecé con Polar Permaculture Solutions en 2015, centrándome en el cultivo de alimentos locales aquí en la ciudad y el compostaje de residuos orgánicos.

Imagen cortesía de Polar Permacultures

Jane: ¡Menudo cambio! ¿Cómo te las arreglas para cultivar alimentos en el Ártico? Imagino que es algo que presenta bastantes desafíos, especialmente con las duras temperaturas.

Benjamin: Los climas protegidos son la única forma de evitarlo. Incluso en la naturaleza, las plantas encuentran microclimas en los que están protegidas del viento y crecen allí. Y en la permacultura, observamos y aprendemos de la naturaleza. Es posible crear microclimas y cultivar alimentos en condiciones que muchos de nosotros no creemos que sean posibles.

En Longyearbyen, germinamos todas nuestras semillas en nuestras instalaciones en el interior de un laboratorio utilizando sistemas como iluminación LED e hidroponía. Una vez que han brotado, trasladamos las plantas a nuestra cúpula invernadero en el exterior, donde pueden crecer en las estaciones más cálidas. En el invierno, mantenemos todas nuestras verduras (como microgreens) en el laboratorio mientras crecen.

Jane: Entonces, ¿qué valor o valores de la permacultura inspiran tu trabajo? 

Benjamin: La permacultura es un sistema de diseño que se inspira en cómo los pueblos indígenas pudieron vivir en la tierra durante tanto tiempo sin causar daños como lo hacemos hoy en día. Se basa en la ética y los principios para hacer del mundo un lugar mejor.

La permacultura es un término general para describir un gran número de principios y técnicas que las personas usan para ser más sostenibles. Tengo que usar diferentes formas para que los alimentos crezcan aquí en Longyearbyen en comparación con cómo crecerían en Londres, pero eso no lo hace menos permacultural. Se trata más de la forma de pensar y abordar los problemas.

Realmente me encanta la ética de la permacultura: cuidado de la Tierra, cuidado de las personas y distribución justa de recursos. La gente vive en el Ártico y la permacultura es posible gracias a ellos.

Foto de Jane Alice Liu

Jane: Entonces, ¿qué sistemas agrícolas e innovaciones has incluido que se alinean con la mentalidad de la permacultura?

Benjamin: Hemos comprado muchos sistemas de cultivo diferentes, como luces LED, y productos que nos ayudan a cultivar la mayor cantidad de alimentos posible. También hacemos abono con lombrices rojas y también hemos cultivado champiñones en posos de café.

Hemos creado un fertilizante propio usando gusanos compostadores. En el verano, cultivamos en nuestra cúpula afuera y allí tratamos de usar nuestro humus de lombriz que creamos a partir del compostaje de desechos orgánicos que recuperamos de hoteles y restaurantes. En el interior cultivamos hidropónicamente y utilizamos fertilizantes diseñados para sistemas hidropónicos. Por lo general, no tenemos problemas con las plagas y, si los tenemos, intentamos usar soluciones que no incluyan productos químicos.

Trabajamos duro para generar la menor cantidad de residuos posibles, pero hay algunas cosas que no podemos evitar por completo. Muchas de nuestras bandejas y contenedores de cultivo están hechos de plástico. No me gustan nada los plásticos de un solo uso, por lo que les damos muchos otros usos a los nuestros. Cuando finalmente ya no se pueden usar más, los tiramos a la basura y se queman para obtener energía. Nuestra cúpula también está cubierta por una película de plástico, que venía con el kit cuando la compramos. Estamos en el proceso de cambiar esta cubierta por un material diferente, pero solo estamos aquí de manera temporal, así que no tiene sentido reemplazar la cubierta hasta que tengamos un hogar permanente.

Jane: ¡Increíble! Entonces, ¿qué verduras y frutas has cultivado y puedes cultivar?

Benjamin: He cultivado tomates, pepinos, patatas, lechuga, especias, verduras de hoja verde, micro verduras, flores comestibles y setas. No he medido el contenido de nutrientes y no puedo hablar sobre la diferencia entre los cultivos convencionales, pero puedo decir que los artículos que cultivamos saben muy bien y no se importan por avión o barco.

Foto de Jane Alice Liu

Jane: ¿Es posible cultivar todo el año en el Ártico?

Benjamin: Sí, porque cultivamos en interior y también en el exterior. Cultivamos en el exterior desde mayo hasta finales de septiembre.

Jane: Pero, ¿cómo afecta la presencia o falta de sol a sus cultivos?

Benjamin: Definitivamente es importante proporcionar un período de descanso a los cultivos, ya que pueden estresarse con demasiada luz. Tampoco crecerán adecuadamente si hay muy poca luz, por lo que es importante proporcionar el equilibrio adecuado.

Jane: Entonces, supongo que ahí es donde entra la iluminación artificial. ¿Cómo alimentáis la iluminación artificial?

Benjamin: Por el momento, nuestra energía proviene de la red de energía local, que actualmente se alimenta con carbón extraído aquí en Svalbard y diesel auxiliar, pero están buscando otras fuentes más renovables. En cuanto a nuestras operaciones, en el futuro estudiaremos la energía eólica para alimentar nuestras instalaciones.

Jane: Eso podría ser de gran ayuda, dados los fuertes vientos que atraviesan Svalbard. ¿A qué otros desafíos se enfrenta la agricultura en el Ártico (además de la falta de sol y las temperaturas bajo cero)?

Benjamin: El mayor desafío al que nos enfrentamos es el dinero y el costo adicional de hacer negocios aquí en Longyearbyen. El coste del envío es alrededor del 40% del coste total, por lo que es extremadamente caro hacer negocios aquí.

Jane: Con el aumento de las temperaturas, vemos cómo los glaciares se derriten y el nivel del mar aumenta en el Ártico. Esto, me hace preguntarme cómo ha afectado el calentamiento global a la forma en la que se cultiva en el Ártico.

Benjamin: Es realmente difícil de decir, pero las temperaturas han estado por encima de la media esperada durante más de 100 meses aquí en Svalbard, y dicen que la temperatura está subiendo aún más rápido que en cualquier otro lugar de la tierra. Esto hace que la ciudad sea inestable y  tengamos que evacuar ciertas áreas de la ciudad debido a la posibilidad de avalanchas. Esto hace que todo sea impredecible.

 Para escuchar más sobre Benjamin y cómo cultiva sus vegetales en el ártico puedes escuchar el podcast FoodUnfolded:

También puede descargar el Podcast FoodUnfolded en Apple Podcasts and Spotify.

Cortesía de Polar Permacultures

Jane: Esta es un poco más personal, pero ¿cómo defines la sostenibilidad?

Benjamin: Creo que es importante que las empresas asuman la responsabilidad de sus residuos y dejen de centrarse en los beneficios, y hacer que los contribuyentes limpien los residuos de la empresa y el daño ambiental.

Jane: ¿Hay algún aprendizaje que podamos aplicar de la Permacultura Polar a la agricultura en general? ¿Crees que la permacultura también puede ser adoptada por la agricultura a gran escala?

Benjamin: Trabajamos a muy pequeña escala y hacemos todo el trabajo a mano, pero nuestro objetivo es aumentar la producción para que podamos cultivar el 10% de las verduras de hoja verde necesarias aquí en la ciudad, pero recuerda que tenemos una población de alrededor de 2300 personas.

En términos de agricultura a gran escala, creo que es importante asumir principalmente la responsabilidad  y tener ética. El dinero es solo papel, y hay cosas más importantes de las que preocuparse que de ganar tanto papel como sea posible.

Jane: ¿Puedes darnos algún consejo para alguien que quiera empezar a incorporar la permacultura en sus propios huertos o granjas en casa o en su barrio?

Benjamin: Cree en ti mismo y sigue tus sueños. No importa lo imposible que parezca.

Imagen del banner cortesía de Polar Permacultures