EitFood EU

Financiado por la Unión Europea

No seas solo vegano, come sostenible | Opinión
Mayo 20, 2021 Aran Shaunak Por Aran Shaunak Mis artículos

No seas solo vegano, come sostenible | Opinión

Ser vegano es excelente para proteger el planeta - pero no es para todos. En lugar de eso ¿quizás solo deberíamos intentar comer de forma sostenible?

Lo primero que quiero decir es que no soy vegano. Estoy haciéndolo lo mejor que puedo, pero una revisión rápida de mi cocina revela que tengo un yogur en el frigorífico y huevos en el armario, así que supongo que se acabó la función. Pero personalmente no me preocupa demasiado si mi dieta sigue o no la regla (algo arbitraria) de que todo debe basarse en vegetales: en cambio, estoy haciendo todo lo posible para tomar decisiones que sean sostenibles para mí, para el planeta y para todo y todos lo que viven en él.

¿QUÉ ES LA SOSTENIBILIDAD?

La 'sostenibilidad' es un concepto muy debatido. Muchos de nosotros definiríamos la sostenibilidad como el impacto ambiental que algo genera, pero yo prefiero los 'tres pilares de la sostenibilidad', que lo define como 'dar la misma consideración a los impactos sociales, ambientales y económicos en una elección o producto, desde un nivel global hasta el nivel individual’.1 La idea de tal definición es capturar el impacto de una elección que hagamos sobre "la posibilidad de que la vida humana y de cualquier otro tipo florezcan en este planeta para siempre". 2

A simple vista, una definición tan amplia de sostenibilidad solo sirve para resaltar lo que ya es obvio - que las enormes emisiones climáticas, el uso del agua y la tierra, los envases de un solo uso e incluso la crueldad hacia los animales, a menudo asociados con los productos alimenticios de origen animal, hacen que las dietas vegetarianas sean abrumadoramente más sostenibles que las dietas a base de carne, y las dietas veganas son aún más sostenibles. Pero si bien esto es cierto en general, estas dietas generales no son un indicador perfecto para maximizar la sostenibilidad de los alimentos que comemos.

ALIMENTOS DE ORIGEN VEGETAL≠ ALIMENTOS SOSTENIBLES

En su nivel más simple, tal actitud puede cegarnos a opciones de alimentos aún más sostenibles. Por ejemplo, según todos los datos, la leche de almendras es una opción más sostenible que la leche de vaca. Pero si miras un poco más allá descubres que las almendras crecen principalmente en climas cálidos, distantes y requieren una gran cantidad de agua, lo que genera una huella hídrica astronómica: para producir tan solo un litro de leche de almendras se requieren 317 litros de agua. 3 Alternativamente, la avena es relativamente fácil de cultivar aquí en Europa, en comparación, y la leche de avena contiene más proteínas y carbohidratos que la leche de almendras.4  Si, de todos modos, estás haciendo el cambio y alejándote de la leche de vaca, ¿por qué no ir un poco más lejos y elegir la opción más sostenible?

Un seguimiento estricto de las dietas a base de vegetales también puede evitar que aprovechemos las oportunidades para minimizar los desechos. Los supermercados tiran un cuarto de millón de toneladas de alimentos cada año solo en el Reino Unido.5 Todavía compro carne y pescado en los supermercados de vez en cuando, pero solamente cuando está en el mostrador con descuento y con la etiqueta amarilla de "todavía fresco" - para mí, esa es la decisión más sostenible en ese momento, ya que evita que desperdiciemos un producto ambientalmente caro (y la muerte de un animal), sin crear una mayor demanda que alentaría que hubiese más productos de este tipo en nuestros estantes del supermercado. ¿Y qué hay de los recortes de alimentos y otros productos animales menos deseables que regularmente se desperdician? - ¿No deberíamos felicitar a las personas que comen lengua, manitas y morro en lugar de ponerles mala cara?

COMER SOSTENIBLE NO ES SIMPLE

Uno de los mayores inconvenientes de centrarse en una alimentación sostenible en comparación con una dieta basada en vegetales es equilibrar tantas consideraciones al mismo tiempo. ¿Elijo la leche alternativa que utiliza la menor cantidad de agua o la que viene en una botella de vidrio totalmente reciclable en lugar de una de plástico? Aquí es donde los legisladores, los productores y los minoristas deben dar un paso adelante y hacer que nuestras cadenas alimentarias sean más transparentes. Las etiquetas tipo semáforo para el contenido nutricional nos ayudan a todos a elegir alimentos más saludables - ¿no podríamos tener lo mismo para la sostenibilidad para que todos podamos tomar decisiones con más información cuando estamos haciendo la compra en el supermercado?

La sostenibilidad no se trata solo de lo que comemos - dónde y cómo se hizo, cómo nos llegó y cómo está empaquetado, todo forma parte de la sostenibilidad del producto. Hay mucho que tener en cuenta cuando se trata de tomar decisiones éticas sobre los alimentos - descubre cómo las afronta un vegano.

ESCALAR LA SOSTENIBILIDAD PUEDE SER UN PROBLEMA

Para enturbiar aún más las aguas, las elecciones más sostenibles que podemos hacer nosotros no siempre son las opciones más sostenibles que pueden hacer todos los demás. A veces, las decisiones más éticas simplemente no se escalan.

Tomemos la agricultura orgánica como ejemplo: la reducción del uso de fertilizantes y pesticidas en las granjas orgánicas significa menos daño colateral al medio ambiente circundante cuando se cultivan nuestros alimentos. Por lo tanto, para una persona que busca 'comer de manera sostenible', comprar productos orgánicos tiene sentido. Pero las granjas orgánicas son, de promedio, menos productivas que otras granjas modernas. Si bien el tamaño de la llamada 'brecha de rendimiento' entre las granjas convencionales y orgánicas se debate acaloradamente, si todos solo compraran orgánicos (y todas las granjas cambiaran a métodos de cultivo orgánicos), la productividad total probablemente disminuiría - lo que significaría menos alimentos para distribuir y almacenar. De esta manera, las comunidades más pobres corren un mayor riesgo de hambruna. 6

Gracias a nuestra amplia definición de sostenibilidad que abarca también factores sociales y económicos, lo que es más sostenible a pequeña escala (por ejemplo, reduciendo el impacto medioambiental de las granjas) puede ser insostenible a gran escala (por ejemplo, reduciendo la seguridad alimentaria de millones de personas). Por lo tanto, cuando se presiona buscando un cambio de política o de toda la industria, debemos tener en cuenta que los cambios que pedimos deben ser sostenibles cuando se escalan a un nivel de toda la población.

¿QUÉ ES SOSTENIBLE PARA MÍ?

También debemos tener en cuenta a las personas cuando nos preguntamos qué es más sostenible a nivel individual. Las personas deben tomar decisiones que sean sostenibles para ellos, ya que solo un cambio a largo plazo puede realmente marcar una diferencia en el futuro de los alimentos.

Para algunos, una dieta vegetariana o vegana estricta puede ser una opción sostenible, pero otros pueden tener problemas de salud u otras restricciones que hacen que esas dietas sean imposibles. Incluso el 84% de las personas que se vuelven vegetarianas o veganas en los EE. UU. terminan abandonando su nueva dieta - y más de la mitad afirman que les resulta demasiado difícil mantener una dieta tan "pura" y que les disgusta que esto les haga destacar entre la multitud. 7  Este tema de la 'pureza' es la razón por la que las dietas basadas en la sostenibilidad (como el flexitarismo o el reducetarianismo) en lugar de reglas estrictas suelen ser una mejor opción - permiten que todos reduzcan progresivamente el impacto ambiental de su dieta de una manera que la puedan mantener durante décadas en lugar de durante semanas.

El tema está muy bien tratado por “Veganuary”. Muchas personas que intentan volverse vegetarianas o veganas tienden a hacer la transición a la dieta rápidamente (durante días o semanas), tal vez siguiendo una moda. Pero aquellos que hacen el cambio rápidamente tienen muchas más probabilidades de volver a sus dietas anteriores que aquellos que hacen el cambio lentamente, durante meses y años. 7 Es mejor hacer cambios pequeños y graduales en tu dieta y mantenerlos así durante años que hacer un cambio radical a ser vegano, y luego echar un filete de carne a la parrilla a la primera de cambio.

Finalmente, el dinero asoma una vez más su fea cabeza. A medida que las dietas a base de vegetales han ganado popularidad, los alimentos alternativos se han vuelto más accesibles - ahora puedo comprar una caja de leche de avena en la mayoría de los supermercados e incluso en mi tienda de alimentación local - pero no más baratos. Cuando la leche de avena cuesta el doble que la leche de vaca y el queso vegano es un bien escaso, ¿cómo podemos esperar que los menos afortunados de la sociedad antepongan el planeta a sus propias necesidades básicas?

Afortunadamente, hay muchas formas asequibles en las que cualquiera puede hacer que su dieta sea más sostenible. Hacer todo lo posible por evitar los envases de un solo uso y reciclar todo lo que se pueda. O centrarse en comprar productos locales, y usarlos mientras se desperdicia lo menos posible. O tal vez ahorrar dinero comiendo carne con menos regularidad e intentando comprarla a productores de carne de bajo impacto en lugar de a los de alto impacto. Dejar que las personas aborden la sostenibilidad a su manera en lugar de establecer reglas estrictas les da a todos la oportunidad de hacer un cambio positivo a largo plazo - y nadie tiene la excusa para no hacerlo.

NO HAY OPCIÓN PARA NO HACERLO, COME SOSTENIBLE

Entonces, para concluir, no, no soy vegano. Lo he intentado, pero en esta etapa de mi vida tener una alimentación estrictamente basada en vegetales no es una opción sostenible para mí. Sin embargo, estoy intentando activamente evitar los productos animales siempre que sea posible; buscar y hacer un mejor uso de las alternativas vegetales; comprar principalmente frutas y verduras de temporada que no estén envueltas en plástico; y reconozco que junto a mi privilegiada situación económica  viene la responsabilidad de pagar más por productos más sostenibles.

Ser vegano puede que tampoco sea adecuado para ti en este momento, pero todos podemos aspirar a ser lo más sostenibles posible dentro de nuestras propias limitaciones personales y económicas. Si ser vegano no es una opción, entonces intenta poner la alimentación sostenible en el centro de tu enfoque hacia la comida y quién sabe, quizá un día podrías terminar siendo vegano por accidente.

¿Intentas comer de forma sostenible? Si es así, ¡comparte sus experiencias con nosotros en los comentarios!

Ilustración de: Cait Mack

Mayo 20, 2021 Aran Shaunak Por Aran Shaunak Mis artículos