EitFood
Opciones de alimentos éticos | Opinión

Opciones de alimentos éticos | Opinión

A pesar de no tener intolerancias alimentarias o alergias, hay una serie de restricciones dietéticas que me he impuesto gradualmente a lo largo de los años, para consternación de familiares y amigos.

Habiendo sido vegano por algo menos de dos años y vegetariano desde los 12, yo - y los que me rodean - hemos sufrido la falta de opciones, a menudo obligados a preparar una comida a partir de una recopilación de platos de acompañamiento cuando salimos a comer. Así que, para mí elegir restringir aún más mis opciones con mis elecciones éticas de alimentos parece, en el mejor de los casos, estúpido y, en el peor, masoquista. Sin embargo, la verdad es que estas elecciones dietéticas aparentemente drásticas se han producido a través de un extenso proceso de educación y consideración, lo que me permite alinear mis acciones con los valores por los que elijo - o al menos intento - vivir mi vida.

 

COMIENDO PARA CONTRIBUIR A UN PLANETA FELIZ Y SALUDABLE: UNA DECISIÓN INSTINTIVA


 

Cada adaptación a mi dieta se ha realizado a la luz de una nueva comprensión sobre estos impactos y refleja un intento desesperado de habitar esta tierra de la manera más amable y respetuosa posible. El problema es que ningún alimento es del todo "bueno" o "malo" para el planeta o las personas que lo habitan. Numerosos puntos a lo largo de la cadena de producción tienen la capacidad de impactar negativamente en el mundo y, por lo tanto, existen numerosos factores a tener en cuenta al intentar elegir los alimentos menos dañinos. Desde los productos químicos que podrían haberse utilizado para cultivar los alimentos, de dónde proviene y por qué medios de transporte, hasta la cantidad de empaquetado que contiene, trato de considerar todos y cada uno de los pasos del campo a la mesa antes de decidir si puedo justificar la compra.

COMER VEGANO


 

Este es mi único punto no negociable; no compraré ni comeré nada que contenga productos animales. Conozco a muchos ambientalistas que están felices de poner algún trozo de queso aquí y un huevo escalfado allí, lo que deja a muchas personas cuestionándose por qué hice el cambio de una dieta predominantemente vegana, ocasionalmente vegetariana, a una estrictamente basada en plantas. Si bien, por supuesto, el hecho de que esta última utilice menos tierra, agua y carbono que el de una dieta omnívora o incluso vegetariana es un punto importante, el punto de inflexión final para mí en el cambio en las elecciones dietéticas se redujo a los impactos que la industria láctea y del huevo tienen en el animal individual. 1

Siendo realistas, el impacto ambiental de un antojo no vegano aislado, ya sea un trozo de chocolate con leche o un sándwich de huevo, dentro del contexto de una dieta por lo demás vegana, sería insignificante. Sin embargo, para los animales que sufrieron para producir esos antojos, el coste es profundo. No hay sensación de sabor que yo valore por encima del bienestar y la vida de otro animal vivo, que respira y siente, y por esa razón mi dieta es 100% vegana.

Sin embargo, creo que es importante no quedarse ahí. Una dieta a base de plantas sin mayores restricciones o consideraciones puede ser problemática en sí misma. La demanda actual de ciertos "alimentos saludables" como los aguacates, la quinoa y los anacardos ha dado lugar a una gran cantidad de problemas ambientales y sociales propios. Muchas alternativas de carne y lácteos están generosamente envueltas en plástico, lo que, en última instancia, podría matar o dañar la vida marina y a otros animales, o puede haber llegado volando a través de medio mundo y tener una mayor huella de carbono que un queso local a base de leche. Por lo tanto, si bien el veganismo es la 'etiqueta' dietética que llevo, hay otra serie de consideraciones que hago antes de elegir qué alimentos comprar a diario.

DISMINUYENDO LOS KILÓMETROS DE MI COMIDA


 

El 95% de las frutas y casi la mitad de las verduras que se encuentran en los supermercados del Reino Unido son importadas, y aunque sé desde hace mucho tiempo que comprar productos locales es lo mejor, durante muchos años no consideré que quizás esto fuera más importante para unos alimentos que para otros. Debido a su necesidad de un transporte más suave y rápido (por avión en lugar de por barco), los alimentos importados más frágiles y perecederos son significativamente más dañinos para el medio ambiente; el transporte aéreo tiene un coste ambiental 177 veces mayor que el transporte en barco para la misma distancia. Como resultado, aunque solo el 1,5% de nuestros productos importados viaja en avión, ese 1,5% representa alrededor del 50% de nuestras emisiones asociadas a frutas y verduras. 3 Es por esta razón que he decidido dar una muy dolorosa despedida a cualquier baya, alubia y espárrago cultivados fuera del Reino Unido. La única excepción es cuando los productos se congelan en el momento de la recolección. Al reducir el problema por el que los alimentos se dañan fácilmente, se elimina la necesidad de viajar en avión y se reduce la huella de carbono de los alimentos.

MINIMIZAR LOS ENVASES


 

A pesar de que a menudo son más caras que las que vienen envueltas, siempre optaré por frutas y verduras sueltas, si tengo la opción. Incluso para los envases que no son de plástico, que supuestamente son biodegradables o compostables, se han utilizado y desperdiciado recursos naturales en su producción, mientras que las bolsas de papel deben usarse al menos tres veces antes de que sean más ecológicas que su homóloga en plástico de un sólo uso. 2 Sin embargo, es casi imposible estar completamente libre de desperdicios y, por lo tanto, mi objetivo es seguir la regla de las tres R; Reducir (decir 'no' siempre que sea posible), reutilizar (conservar ese embalaje y reutilizarlo como recipiente o envoltura de plástico tantas veces como sea posible), reciclar (finalmente, cuando ya no tenga un uso para él, colóquelo en el contenedor de reciclaje como último paso) para todos los aspectos del embalaje, no solo el plástico.

COMPRAR ORGÁNICO


 

Lamentablemente, esta es una adaptación relativamente reciente de mi dieta (gracias a la investigación que hice para este artículo). Si bien muchos omnívoros optan por las carnes orgánicas con la esperanza de que resulten en mejores estándares de bienestar para los animales, yo creí ingenuamente que lo orgánico era un punto discutible para aquellos de nosotros que no consumimos productos animales, ya que el bienestar no lo es tanto de una preocupación cuando se trata de zanahorias y coles. Sin embargo, recientemente, he aprendido sobre el impacto devastador que los fertilizantes tienen en la salud del suelo, así como en las vías fluviales locales y, por lo tanto, en las personas, la vida marina y los animales que viven cerca y dependen de ese agua para vivir, hago todo lo posible para gastar ese pequeño extra para, finalmente, reducir el verdadero coste de mi comida.

EVITAR EL ACEITE DE PALMA


 

Esta es una de las consideraciones más complejas y controvertidas. En los últimos años, muchas personas han intentado boicotear los alimentos que contienen aceite de palma debido al impacto devastador que está teniendo su producción en los llamados pulmones del planeta, la selva amazónica, los orangutanes y otros seres que la habitan. El problema de la palma es que es entre 3 y 10 veces más productiva que otras plantas oleaginosas. Por lo tanto, se necesita hasta diez veces menos tierra para producir la misma cantidad de aceite. Y para la mayoría de los alimentos, si se elimina el aceite de palma, simplemente se necesita una alternativa.

Entonces, ¿cuál es la mejor decisión? Para mí, en este momento, trato de asegurarme de que si compro alimentos con aceite de palma, estén certificados por la RSPO (por sus siglas en inglés, Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible). La certificación RSPO actúa como una garantía para el cliente de que el aceite utilizado en el producto cumple con estrictos criterios legales, económicos, ambientales y sociales. Si bien existe controversia en torno al nivel de regulación aplicado en este proceso de certificación, es un paso en la dirección correcta y un paso que, con el tiempo, se espera que evolucione aún más si cabe a medida que se implemente una mejor regulación. 

COMPRAR COMERCIO JUSTO


 

No solo hay una consideración ambiental importante que se debe tomar en el momento de elegir alimentos, sino que también hay una consideración social. Es fácil olvidar, cuando se le presentan filas y filas de alimentos de aspecto perfecto impecablemente empaquetados, que alguien, en algún lugar del mundo, ha trabajado para cultivar y recolectar este producto. Hay millones de trabajadores agrícolas en los países en desarrollo de quienes dependemos para producir nuestros alimentos y, sin embargo, ellos mismos no reciben suficiente salario ni siquiera para alimentar a sus propias familias. Las certificaciones Fairtrade, siendo Fairtrade International la más reconocida, garantizan que las granjas cumplan con sus estándares de bienestar y remuneración, con tolerancia cero para el trabajo infantil. 4 La certificación no está generalizada en todos los alimentos, lo que dificulta asegurar que se está tomando la decisión correcta, pero siempre me aseguro de que al menos mis plátanos, café y chocolate tengan el sello de certificación de comercio justo.

PERO ES UN ACTO DE EQUILIBRIO


 

Si bien estos factores, cuando se consideran de forma aislada, parecen ser “obvios”, hay muy pocos alimentos que puedan satisfacer todos y cada uno de estos factores. La mayoría de las veces, una compra de alimentos que se alinea con un valor tiene el coste de otro; una hamburguesa sin carne, por ejemplo, será significativamente mejor en términos de bienestar animal que el equivalente de carne de ternera, pero probablemente solo estará disponible envuelta en plástico. Para complicar aún más el enigma, está el hecho de que nosotros, como consumidores, rara vez conocemos toda la verdad detrás de la producción de nuestros alimentos, lo que hace que sea casi imposible saber qué elección de alimentos es la menos perjudicial.

Por lo tanto, mi intención es, en lugar de apuntar a la perfección, o perder la esperanza porque la perfección no es alcanzable, simplemente hacer mi mejor esfuerzo para asegurar que todas y cada una de las elecciones de alimentos que hago estén todo lo más estrechamente alineadas con mis propios valores como sea posible dentro del contexto de la opciones disponibles que tengo para mí.

De ninguna manera estoy sugiriendo que todos se encuentran en la posición privilegiada en la que me encuentro, y que son capaces incluso de considerar estos factores, y mucho menos que tengan el tiempo y el dinero para actuar realmente sobre tales consideraciones. Tampoco estoy sugiriendo que mis decisiones sean necesariamente correctas. Estos son los factores que elijo tener en cuenta, según mis valores y mi estado actual de conocimiento sobre el mundo que me rodea. Estoy seguro de que para muchos estos no serían los mismos factores que vosotros consideraríais, y estoy seguro de que mis propias elecciones continuarán evolucionando y cambiando con el tiempo.

Si bien cada uno de nuestros valores y circunstancias serán diferentes, y lo que podría ser la opción correcta para mí, podría no ser la misma para ti, lo que recomendaría es que todos y cada uno de nosotros recordemos eso en cada compra, cada vez que gastamos nuestro dinero en alguna parte - esa es nuestra oportunidad de votar por el futuro que queremos. Tómate el tiempo para pensar en qué mundo deseas vivir, tómate el tiempo para aprender y considerar si tus acciones diarias, incluidas las elecciones de alimentos, sirven para ese futuro y luego, a partir de ahí, toma la mejor decisión.