EitFood

La huella hídrica de los alimentos

Todos los alimentos tienen una huella hídrica. Sin embargo, el tamaño de esta huella difiere drásticamente dependiendo del número y la variedad de procesos involucrados por los que ha pasado el alimento desde la granja al plato.

POR QUÉ HABLAR SOBRE EL AGUA

A menudo no es un punto importante dentro de los titulares sobre el clima, pero el agua es, probablemente, el componente más integral para la salud de nuestro planeta. Mientras que para la mayoría de nosotros en el hemisferio norte, el agua no es una preocupación diaria, el impacto devastador que la escasez de agua tiene en la salud pública, los ecosistemas y el bienestar general hace que quizás sea la barrera más grande entre nuestro planeta y su capacidad potencial para sostener la vida de unos 10 mil millones de personas que se prevé que habitarán la Tierra en 2050.1,2

¿QUÉ ES LA HUELLA HÍDRICA?

El concepto de huella hídrica se introdujo por primera vez en 2002 como un análogo a la huella ecológica y de carbono de un individuo o un producto. De la misma manera que nuestras actividades diarias, ya sean viajar en un medio de transporte, comprar una prenda de vestir o consumir un alimento, utilizan una cierta cantidad de carbono, nuestras actividades diarias también, tanto directa como indirectamente, consumen los recursos hídricos del mundo. La cantidad total de agua consumida, evaporada y contaminada a través de estos procesos diarios es lo que constituye nuestra huella hídrica individual. 3

LA RELACIÓN ENTRE LOS ALIMENTOS Y EL AGUA

La relación entre comida y agua es compleja. Sin suficiente agua, los cultivos no pueden crecer. Irónicamente, sin embargo, la agricultura es el mayor consumidor de agua dulce disponible en la Tierra, utilizando casi el 70% de todas las extracciones a nivel mundial. 3,4

El uso del agua interviene en todas las etapas de la cadena de producción de alimentos, desde el crecimiento de los cultivos hasta la cosecha, el procesamiento, el envasado y el transporte. De la misma manera que calcularíamos nuestra huella hídrica personal, la huella hídrica total de un alimento es la cantidad total de agua dulce utilizada para llevarlo de la granja al plato.5

En promedio, cada uno de nosotros 'consumimos' 3 496 litros de agua al día; es decir, se utilizan 3 496 litros de un recurso cada vez más escaso en la producción y elaboración de nuestros alimentos diarios. 6 Para poner esto en contexto, nuestro consumo doméstico individual (limpieza, uso del baño, cocina y bebida, etc.) es de alrededor 137 litros por  día, mientras que otros 167 litros se utilizan en la producción industrial de artículos como ropa, algodón y papel. 6, 7, 8

Aquí puedes obtener más información sobre cómo calcular la huella hídrica 

NO TODOS LOS ALIMENTOS SON IGUALES: DIFERENTES ALIMENTOS TIENEN DIFERENTES HUELLAS

Todos los alimentos tienen una huella hídrica. Sin embargo, esta huella hídrica difiere drásticamente dependiendo del número y la variedad de procesos involucrados en llevar esa alimento de la granja al plato. Los cultivos, por ejemplo, como todos los seres vivos, requieren agua para sobrevivir. Mientras que la lluvia proporciona un gran parte, en muchos casos por sí sola suele ser insuficiente. Por lo tanto, los agricultores dependen de otros medios, como el riego, donde se extrae el agua de los ríos, lagos o aguas subterráneas para complementar los suministros naturales de agua.4

Haz clic aquí para conocer la huella hídrica de los alimentos comunes.

¿QUÉ ALIMENTOS TIENEN MAYOR HUELLA HÍDRICA?

Sin embargo, cuando se trata de productos que proceden de los animales, hay una gran cantidad de procesos adicionales​ a tener en cuenta que requieren agua. Al igual que las plantas, los animales necesitan beber agua para vivir y crecer, pero además necesitan comer, refrescarse y lavarse, así como el mantenimiento de la granja y mataderos, todo lo cual se suma a la huella final. Como resultado, casi todos los productos de origen animal tienen una huella hídrica mayor que sus homólogos de origen vegetal.4

Lee “ 6 consejos para reducir la huella hídrica de los alimentos ”.