EitFood
Leche de origen vegetal | La huella ecológica

Leche de origen vegetal | La huella ecológica

Muchos de nosotros ya elegimos alternativas vegetales a los productos lácteos, otros todavía se estarán preguntando cual es la mejor opción. Pero, ¿cómo puedes saber cuál es la mejor para ti y al mismo tiempo para el medio ambiente?

Justo cuando pensamos que ya lo teníamos, la solución a menudo resulta ser un poco más complicada de lo esperado: cuando compras una leche de origen vegetal, uno podría, literalmente, confiar en su instinto y buscar la alternativa con mejor sabor (mi favorita es la leche de avena). Sin embargo, si el motivo de tu elección está motivado por tu preocupación por el medio ambiente, las diferencias son significativas.

Joseph Poore es un científico ambiental de la Universidad de Oxford. Junto con su colega Thomas Nemecek, un científico agrícola del Swiss Institute Agroscope, realizó uno de los mayores estudios comparando el impacto medioambiental de diferentes productos agrícolas. Para hacer eso, recopilaron datos de 3 000 estudios en los que usaron aproximadamente 40 productos diferentes. 1

DIETAS SOSTENIBLES

A pesar de que algunos de los resultados obtenidos son sorprendentes y complejos, hay un mensaje muy claro: comer menos o ningún producto de origen animal es la mejor forma de evitar el impacto en el medioambiente.

Probablemente hayas escuchado esto antes, pero ¿por qué? El problema no solo radica en las altas emisiones de CO2, el consumo de agua y las vacas flatulentas (es decir, más metano atmosférico), sino también en el uso inadecuado de la tierra.  El ganado solo proporciona el 18 % de las calorías que necesitamos, sin embargo, ocupa el 83 % de nuestras tierras de cultivo en todo el mundo. Además, todos los productos de origen animal, incluso si se producen con el menor impacto ambiental, conducen a niveles más altos de emisiones de CO2 que los productos de origen vegetal.

SOSTENIBILIDAD DE LOS PRODUCTOS LÁCTEOS.

 

Echemos un vistazo a la leche de vaca. En comparación, los impactos ambientales para producir un litro son peores que cualquier alternativa de origen vegetal, sin importar cuál elijas. Se emiten tres veces más gases de efecto invernadero, en comparación con la producción de leche de soja, arroz, avena o almendras. En cuanto al uso de la tierra, la leche de vaca es ocho veces peor. Y cuando se trata del uso del agua, los resultados parecen aún más dramáticos: se necesitan 120 litros de agua para producir 1 litro de leche.

¿PERO CUÁLES SON LAS ALTERNATIVAS DE ORIGEN VEGETAL MÁS SOSTENIBLES?

Si crees que todas las alternativas a la leche son igualmente sostenibles, puede que tenga que decepcionarte. Joseph Poore echó un vistazo más de cerca y comparó cuatro alternativas de leche de origen vegetal, 2 y nosotros hemos incorporado información de otro favorito de los consumidores: la “leche” de coco. Aquí hay un resumen de los pros y los contras medioambientales de las cinco alternativas lácteas más comunes:

1. ALMENDRA

 

En cuanto a la "leche" de almendras, el factor del agua juega un papel importante. Para producir 1 litro de leche de almendras se necesitan 371 litros de agua, esta alternativa láctea está muy por detrás de la "leche" de arroz, soja o avena. Dado que las almendras a menudo se cultivan en áreas áridas como California, que son zonas que de por sí sufren la escasez de agua, la producción de almendras puede llevar a ocasionar problemas medioambientales. Pero cuando echamos un vistazo a las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de la tierra, la "leche" de almendras en realidad se encuentra en una posición mejor que sus primos vegetales.

2. SOJA

 

Para muchos, la "leche" de soja es la primera opción cuando buscan alternativas a la leche de origen animal.  A diferencia de la "leche" de almendras, tiene ventajas y desventajas: podemos ver los mejores resultados en cuanto al uso de agua, y su uso de la tierra también tiene un impacto comparativamente menor. Sin embargo, cuando se trata de emisiones de gases de efecto invernadero, se queda atrás de la "leche" de avena y almendras, donde el equivalente por litro de leche es de 0,7 kg de CO2.Y aquí hay que tener algo más en cuenta: el cultivo internacional de soja tiene un impacto devastador en la selva tropical, especialmente en la Amazonia. Dado que la soja también crece bien en muchos países europeos, detenernos un momento a mirar la etiqueta de origen, también puede ser útil.

3. ARROZ

 

Poore y Nemecek también calcularon los efectos de la "leche" de arroz, una de las alternativas más sabrosas. La leche de arroz se encuentra entre los mejor clasificados en cuanto al uso de la tierra, ya que, con menos de 0,3 m2 puede producir un litro de “leche”. Pero solo está un poco por encima de la leche de almendras, en lo que respecta al uso del agua y produce la mayor cantidad de emisiones de efecto invernadero respecto a otras alternativas vegetales. Se estima que el cultivo del arroz representa el 2,5 % del calentamiento antropogénico actual debido a las emisiones de metano. También se emiten cantidades enormes de óxido nitroso (N2O), otro gas de efecto invernadero de larga vida, durante el proceso de inundación de los arrozales. Sin embargo, los estudios demuestran que los impactos climáticos del cultivo de arroz podrían reducirse en un 90 % si logramos seleccionar las técnicas de regadío más sostenibles con el medio ambiente.3

4. AVENA

 

Lo que nos lleva a la última alternativa estudiada por los científicos. La “leche” de avena. Podemos ver un impacto bastante pequeño en términos de uso de la tierra y el agua. En cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero, está detrás de la "leche" de almendras, donde por cada litro de leche se libera menos de 0,8 kg de equivalentes de CO2. Las buenas noticias también vienen de la mano de las técnicas de cultivo de la avena.  En una entrevista con Michaelis Hadjikakou, investigador de la Universidad de Deakin (Melbourne, Australia) en The Guardian,4 dice que a menudo es un cereal que se cultiva en invierno y aprovecha el agua de las lluvias en lugar del riego.

5. COCO

 

Los cocoteros crecen en áreas tropicales como Tailandia, Sri Lanka o el Pacífico donde el suministro de agua es abundante. Sin embargo, al igual que los árboles de aceite de palma, a menudo se cultivan en áreas deforestadas, generando un alto impacto en la biodiversidad tropical.

Dato adicional: los ecosistemas forestales basados ​​en cocoteros mejoran el secuestro de carbono en los agroecosistemas.5

No es fácil hacer una elección y no parece haber una respuesta satisfactoria a la pregunta de "¿Cuál es la mejor alternativa?". Pero aquí hay una sugerencia: ¿Por qué no mezclarlo un poco? Al final, el consumo moderado ha demostrado ser una solución inteligente.

Además de los enlaces y fuentes proporcionados, el autor ha entrevistado tanto a Joseph Poore como a Thomas Nemecek para otros proyectos.

creado por Kirstyn Byrne