EitFood
Mayo 20, 2021 Silvia Lazzaris Por Silvia Lazzaris Mis artículos

Los tomates en Italia: El coste social de producción

Los tomates son un ingrediente básico en muchos hogares de toda Europa, pero la historia de cómo llegan a tu plato puede sorprenderte.

Detrás de la producción de tomates en Italia, existe una historia oscura de las personas invisibles que los recogen. Esta historia es parecida a muchas otras frutas y verduras que nos encantan y comemos hoy, y ocurre en muchos otros países que las cultivan con orgullo.1,2,3 La historia comienza con una lata de salsa de tomate bastante barata y asequible que encontramos en el supermercado. Se necesitaron kilos de tomate para elaborarla, innumerables manos para cosechar y procesar los tomates, y, sin embargo, el producto final es muy barato; tal vez cuesta incluso menos de 1 euro. ¿Cómo es posible?

EL PROBLEMA DE LOS TOMATES BARATOS

En Italia, las salsas de tomate y los tomates son baratos porque los minoristas los compran a un precio muy bajo a los agricultores o a las empresas de procesado y envasado. Los minoristas tienen la mayor parte del poder de negociación y a menudo deciden su propio precio de compra. Algunos minoristas, por ejemplo, compran sus productos en subastas. Primero, los minoristas lanzan una subasta para un stock de productos, digamos dos toneladas de tomates. Entonces, cada agricultor o proveedor que esté interesado en vender dos toneladas de tomates al minorista tratará de ofrecer el precio de venta más barato. 4 Básicamente es una batalla por ver quién ofrece su producto más barato: el productor que logra obtener el precio más barato, gana.

Si damos un paso atrás en este proceso, encontramos a los que envasan y procesan el producto, quienes compran la materia prima a los productores de tomate y, después, se lo venden a los minoristas. Tienen que pagar el transporte, el procesamiento y el envasado de tomates. Pero saben que los minoristas solo pagarán un precio barato por sus productos, por lo que también deben comprar la materia prima a bajo coste para poder obtener algún beneficio.

Al comienzo de esta cadena queda el agricultor. Con la presión de vender sus productos a bajo coste, según acabamos de describir, podemos llegar a la conclusión de que los agricultores no ganan mucho dinero. Sin embargo, necesitan mantener todo en funcionamiento: las materias primas, la tierra, la maquinaria, la mano de obra todo esto conlleva un gasto. Al reunir todos estos costes, los agricultores deben asegurarse de que aún puedan ganarse la vida. Oxfam ha analizado las políticas de algunas de las principales cadenas de supermercados en Europa y EE. UU., y han descubierto que los supermercados se quedan con una parte cada vez mayor del precio final del producto, hasta el 50% en algunos casos, mientras que el beneficio de los trabajadores y productores es a menudo menor de 5%.5

ENTONCES, ¿CÓMO PUEDEN SOBREVIVIR LOS AGRICULTORES?

Hay dos maneras de conseguir que la producción de tomate sea tan económica que incluso, hasta vendiendo los tomates por un precio muy bajo en los supermercados, los agricultores no quiebren. En primer lugar, usando maquinaria para realizar tareas que requieren mucha mano de obra como la cosecha. Aunque una máquina sigue siendo un coste para el productor, funciona significativamente más rápido que las personas, no necesita recibir un salario y  necesita poca mano de obra.6

Por estas razones, hoy en día gran parte de la cosecha de tomate está mecanizada, y la recolección manual es relativamente secundaria. Sin embargo, la necesidad de mano de obra manual también depende de las condiciones climáticas, por lo que su demanda tiende a variar de una estación a otra. Si llueve, por ejemplo, las máquinas no pueden entrar en los campos y es necesario cosechar a mano. Varias organizaciones afirman que la recolección manual representa diferentes cantidades de la cosecha del tomate, pero con una media del 15% del total. 7

EL PEAJE DE LOS TRABAJADORES INVISIBLES

Aquí es donde la historia del tomate se vuelve más oscura. La segunda forma de mantener precios bajos e ingresos agrícolas estables, incluso cuando se necesitan personas para trabajar, tiene un coste serio para los trabajadores agrícolas. Los derechos de estos a menudo quedan en un segundo plano, trabajando turnos de 12 horas sin contrato y sin la garantía de que recibirán el salario mínimo, o ni si quiera que se les pagará.8,9

Pero ¿quién está dispuesto a trabajar bajo estas condiciones, por algunos denominadas como forma de esclavitud moderna? Como informa la FAO, el sector agrícola ocupa actualmente el cuarto lugar entre los más afectados por la esclavitud moderna, detrás de la pesca, la construcción y las fábricas. La agricultura por sí sola representa a dos millones de personas afectadas por la esclavitud moderna en todo el mundo, entre los cuales los migrantes representan el grupo más vulnerable.10 

EL “CAPORALATO” Y LAS CONDICIONES DE VIDA Y TRABAJO

En Italia, el "caporalato" es una forma ilegal de reclutamiento de trabajadores que hace posible la mano de obra barata. Los "caporali" hacen de intermediarios y contratan por un periodo de tiempo a los trabajadores, además de gestionar su relación con los administradores agrícolas, recibiendo sobornos de ambos lados. En España, a veces se les llama mafias empresariales, ya que están a cargo de todo el proceso de reclutamiento, tráfico internacional y logística de la vida de los trabajadores. Esto incluye la vivienda (barrios marginales o barracones), la alimentación, el transporte de ida y vuelta a los campos y su sueldo.11

Los caporali deciden arbitrariamente quién va a trabajar y quién no, a quién se le paga y a quién no, pero también cuándo y cuánto. “Este fenómeno tiene aspectos de la sociedad preindustrial y de la sociedad global. Estas personas viven en la nada, en la pobreza, como vivían los trabajadores agrícolas hace un siglo. Pero se reclutan a través de anuncios en línea dirigidos, preguntándoles ‘¿Quieres ganar 30 euros al día? ¡Ven a Italia!’", Afirma Diletta Bellotti, defensora de los derechos humanos y experta en inmigración y derechos humanos. Pero el caporalato nació para ayudar a resolver un problema: sin ellos, sería muy difícil para los agricultores italianos encontrar suficientes personas para trabajar en sus campos. "Es a todos los efectos, una actividad de la mafia", agregó Bellotti, "y como otras actividades de la mafia, nació para llenar un vacío institucional".

Muchas de las personas que se mudan a Italia en busca de un futuro mejor, o a otros países europeos (a menudo se producen formas similares de reclutamiento ilegal también en países como España y el Reino Unido), quedan atrapadas en los suburbios, sin forma alguna de escapar de allí. En Italia, por ejemplo, para obtener un permiso de residencia, se debe presentar un comprobante de un contrato de trabajo y un contrato de alquiler. Pero si eres un trabajador agrícola con el que han traficado, no tienes ninguno. Y entonces, te quedas atrapado en un limbo de invisibilidad legal, social y moral.

En los suburbios, los trabajadores mueren de neumonía porque se niegan a ir al hospital; las mujeres realizan abortos caseros que a menudo se complican incluso con consecuencias fatales. Evitan el hospital porque temen ser enviados de regreso a sus países de origen. Como trabajadores agrícolas, no pueden interactuar con las comunidades fuera de su barrio marginal. No pueden, porque necesitan estar en los suburbios para poder trabajar. Ellos confían completamente en la caporale que los lleva del campo a casa.11,12,13,14,15,16

¿ES POSIBLE TENER UNA PRODUCCIÓN DE TOMATES MÁS ÉTICA?

En 2016, el gobierno italiano introdujo una ley para ilegalizar las prácticas realizadas por los caporalato y comenzaron una investigación en el año 2018.17,18 En 2019, se aprobó también una nueva ley por el parlamento contra las subastas inversas y actualmente está a la espera de una decisión del Senado. En el Reino Unido, la Autoridad de Gangmasters y Abuso Laboral (GLAA) se formó en 2005, y se ha fortalecido con la Ley de esclavitud moderna introducida en 2015 para investigar las infracciones de tráfico forzoso u obligatorio y la trata de personas.20 Una directiva europea que aborda estos temas (2019/633) también se aprobó en abril de 2019, para ser implementada en todos los países de la UE antes de mayo de 2021.21

Todos estos son pasos fundamentales, pero no son suficientes por sí mismos para resolver esta situación. La introducción de estas leyes, tanto en Italia como en el Reino Unido, no han garantizado los derechos humanos para todos los trabajadores agrícolas. Desafortunadamente, la introducción de una ley no significa automáticamente que la ley se aplique de manera adecuada y coherente.

CAMBIOS REALISTAS PARA PRODUCTORES, MINORISTAS Y CONSUMIDORES

Entonces, ¿hay algo que podamos hacer para resolver esta situación? Algunas personas afirman que la única alternativa al caporali parece ser la mecanización. Sin embargo, no es raro que las personas que manejan las máquinas también sean reclutadas por los caporali.22 A continuación encontrarás algunas soluciones sugeridas por informes periodísticos e institucionales, académicos, defensores de los derechos humanos y los propios trabajadores, para luchar contra la trata de personas:

Etiquetas transparentes

Es obligatorio que los envases cuenten con una información básica en las etiquetas, donde se incluyan los ingredientes, los valores nutricionales y las fechas de vencimiento. Sin embargo, las cadenas de producción podrían ser más transparentes si se presentara otra información en las etiquetas de los productos alimenticios. A continuación, se darán algunos ejemplos de información que, si apareciese en las etiquetas, contribuirían a crear una cadena de suministro más justa. Es mucha información para poner en un bote de tomate, pero podríamos encontrar formas creativas de hacerlo accesible en línea, por ejemplo, utilizando códigos QR o enlaces que permitan a las personas ver la información en los sitios web de productores y distribuidores.

Origen: no solo el país, sino también la región. Esto facilitaría que las personas comprendan qué productos deben comprar, tanto por razones ambientales (productos locales) como de trazabilidad (permitiéndoles investigar qué tipo de prácticas se emplean en el origen de los productos).

Registro de proveedores: todos los proveedores que participaron en la fabricación de ese producto.

Nombre de la empresa responsable del transporte: el sector del transporte de alimentos se encuentra entre los más propensos a la infiltración del crimen organizado. Hacerlo más transparente empujaría a los distribuidores y productores a emplear personas que no estén involucradas en negocios ilegales de ningún tipo.

Número de trabajadores en el campo y número de hectáreas cultivadas: una verificación cruzada rápida entre estos números permitiría a las autoridades averiguar de inmediato si deben sospechar de cualquier trabajo no declarado.

Precio transparente: un desglose del precio en porcentajes que muestre claramente cómo se distribuye este para pagar a cada entidad de la cadena: distribuidores, empresas procesadoras, empresas de logística y transporte, productores y materias primas.

Subvenciones a productores justos

Los gobiernos podrían otorgar subsidios a las empresas que se comprometan a no recurrir a formas ilegales de contratación y gestión de la mano de obra. 

Iniciativas lideradas por ciudadanos

"Vivere senza supermercato" es una iniciativa italiana que comenzó a través de un grupo de amigos que buscaban crear una forma más fácil para que los consumidores compraran con más responsabilidad ética. La iniciativa consistía en un mapa, en el que fijaron a todos los minoristas que venden productos locales y éticos en todo el país. Usar o crear herramientas de este tipo podría alejar a una cantidad significativa de consumidores de productos "ilegales".

Gastando un poco más por nuestros productos, si es posible 

Desafortunadamente, tratar de ayudar como consumidores no va a ser barato (a menos que comencemos a cultivar nuestros propios tomates y los comamos cuando sean de temporada). Los productos sin Caporalato rara vez se distribuyen a gran escala, e incluso cuando lo hacen, son caros. Sin embargo, si eres consciente de este problema y puedes pagar un poco más, puedes ayudar a los productores que tratan de hacer lo correcto.

Usar nuestras voces para reivindicar un producto más justo

Estos problemas se resolverán principalmente a través de la política. Pero para que la política se mueva, debemos demostrar que es una necesidad nuestra a nivel nacional e internacional. Buscar peticiones y usar nuestras voces para dar a conocer este tema será crucial para garantizar que los políticos sepan que existe un respaldo público para resolver esta situación.

Espero que, si todos hablamos y hacemos que nuestros amigos y familiares estén al tanto de este problema, los gobiernos se responsabilicen y nosotros podamos hacer lo que esté a nuestro alcance como consumidores; así, este artículo pronto ya no será necesario. La historia alcanzará su punto final y los tomates dejarán de recordarme a sangre.

¿Qué estás dispuesto a hacer? Deja tus comentarios a continuación.

Mayo 20, 2021 Silvia Lazzaris Por Silvia Lazzaris Mis artículos
 

Referencias

  1. Daniel Wainwright (2015). Gangmasters and migrant workers: What you need to know. BBC News. Accessed 02 June 2020.
  2. Zeynep Şentek, Margherita Bettoni (2017). Syrian child refugees in Turkey work in fields for slave wages. Theblacksea.eu. Accessed 30 May 2020.
  3. Paolo Leotti, Gallardo, A., Etxeverría, J., Aiguabella, J., Vallve, X., Freixes T. (2014). Severe forms of Labour Exploitation. Supporting victims of severe forms of labour exploitation in having access to justice in EU Member States. Social Fieldwork Rese
  4. Chiara Nardinocchi (2019). La terra giusta: il prezzo del pomodoro. La Repubblica. Accessed 02 June 2020.
  5. Oxfam Italia (2018). Lo sfruttamento nelle filiere dei supermercati. Accessed 02 June 2020.
  6. Fabio Ciconte, Stefano Liberti (2016). Spolpati: La crisi dell’industrial del pomodoro tra sfruttamento e insostenibilità. Terra! Riavvia il Pianeta Org. Accessed 30 May 2020.
  7. See 6
  8. Alessia Candito (2020). Sfruttamento del lavoro nero e della prostituzione, arresti nel Reggino. La Repubblica. Accessed 04 June 2020.
  9. Andrea Tundo (2019). Caporalato, braccianti pagati 30 euro per 12 di lavoro: un arresto. Denunciato datore di lavoro. Il Fatto Quotidiano. Accessed 04 June 2020.https://www.ilfattoquotidiano.it/2019/08/27/caporalato-braccianti-pagati-30-euro-per-12-di-lavo
  10. Committee on World Food Security. 094 Responsible Agriculture: Fighting Labor Exploitation in the Agricultural Sector. FAO. Accessed 25 May 2020.
  11. Alessandro Leogrande (2008). Uomini e Caporali. Viaggio tra i nuovi schiavi nelle campagne del Sud. Mondadori Editore.
  12. Marco Omizzolo (2019). Sotto padrone. Uomini, donne e caporali nell’agromafia italiana. Feltrinelli Editore.
  13. Danilo Lupo (2017). Viaggio nella Puglia del caporalato. La7 Attualità. Accessed 13 June 2020.
  14. Rosa Vitarelli (2020). La CGIL torna nel ghetto di Borgo Mezzanone. RaiNews. Accessed 13 June 2020.
  15. Immediatonet. Borgo Mezzanone, la vita impossibile delle famiglie. Facebook video. Accessed 13 June 2020.
  16. Striscia La Notizia (2020). Caporalato, bracciante agricolo finisce in ospedale per aver chiesto una mascherina. Accessed 30 May 2020.
  17. Italian Government website (2019). Approvato il Piano nazionale contro lo sfruttamento e il caporalato in agricoltura. Accessed 25 May 2020.
  18. European Website on Integration (2019). Italian parliamentary investigation on exploitation of migrant workers in agriculture. Accessed 25 May 2020.
  19. Italian Government Website (2020). Vendita sotto costo, divieto di aste a doppio ribasso e disciplina delle filiere etiche di produzione. Accessed 30 May 2020.
  20. Gangmasters & Labour Abuse Authority. The Nature and Scale of Labour Exploitation across all sectors within the United Kingdom. Accessed 10 June 2020.
  21. European Union Law Website (2019). Directive (EU) 2019/633 of the European Parliament and of the Council of 17 April 2019 on unfair trading practices in business-to-business relationships in the agricultural and food supply chain. Accessed 05 June 2020.
  22. See 6