EitFood EU

Financiado por la Unión Europea

Agricultura urbana | Cultivar tu propia comida
Feb 01, 2021 Kelly Oakes Por Kelly Oakes Mis artículos

Agricultura urbana | Cultivar tu propia comida

Cuando pensamos en la agricultura, imaginamos paisajes rurales con enormes campos que se extienden hasta donde alcanza la vista. En parte, esto es cierto, pero no es la única manera: la agricultura urbana en las ciudades y sus alrededores está en auge.

¿QUÉ ES LA AGRICULTURA URBANA?


 

La agricultura urbana es un término general que abarca todo tipo de agricultura dentro y fuera de las ciudades, incluido la cría de ganado y el cultivo de plantas.1 Desde cultivar lechugas en líneas ferroviarias en desuso o hierbas dentro de supermercados, hasta personas que cultivan tomates en sus balcones o crían gallinas en su patio trasero, la agricultura urbana puede tomar muchas formas.

En Berlín, por ejemplo, una empresa cultiva hierbas y hojas de ensalada dentro de supermercados y restaurantes, reduciendo así los kilómetros que los alimentos tienen que recorrer para llegar hasta la mesa. 2 Y en Londres, los apicultores utilizan los tejados para producir miel específica según el código postal, que se vende en tiendas de toda la ciudad.3

Si bien todas las formas de agricultura urbana presentan desafíos, también aportan beneficios que pueden ayudar a que nuestros sistemas alimentarios sean más sostenibles. Un informe de 2007 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dice que, en general, la agricultura urbana complementa la agricultura rural y ayuda a aumentar la eficiencia de los sistemas alimentarios nacionales.4

LOS BENEFICIOS DE LA AGRICULTURA URBANA


 

Dado que se espera que 2/3 de la población mundial viva en ciudades para 2050, tiene sentido cultivar alimentos más cerca de donde la gente los necesita. Los investigadores estiman que, si las ciudades de todo el mundo aprovecharan al máximo las oportunidades para la agricultura urbana, podríamos producir hasta 180 millones de toneladas métricas de alimentos al año, solo de las granjas urbanas.5

Aunque es poco probable que una ciudad pueda producir suficiente comida para autoabastecerse por completo, la práctica también tiene muchos otros beneficios: mejora del paisaje urbano, se reduce el desperdicio de alimentos porque hay menos posibilidades de que los cultivos se deterioren en el trayecto y se crean puestos de trabajo en las ciudades.

Una de las otras grandes ventajas es que el cultivo local reduce el trayecto que sufren los alimentos. Pero, aunque reducir los kilómetros de alimentos  es un objetivo admirable, el transporte solo representa un pequeño porcentaje de las emisiones de carbono de los alimentos que comemos, por lo que los cultivados en tu ciudad no necesariamente tienen una huella de carbono inferior que los alimentos que se envían desde más lejos. 6 

AGRICULTURA DE INTERIOR: MAYOR SEGURIDAD ALIMENTARIA


 

Los sistemas de cultivo en interiores de alta tecnología diseñados específicamente para la agricultura urbana nos ofrecen la posibilidad de producir alimentos frescos durante todo el año, sin tener que depender del clima exterior, lo que es bueno para la seguridad alimentaria ya que el cambio climático conlleva temperaturas más extremas.7

Pero mientras que los huertos y granjas al aire libre y las terrazas pueden aprovechar la luz solar natural, los interiores necesitan electricidad para que las luces artificiales faciliten su crecimiento, lo que aumenta su huella ambiental. Pero la tecnología puede ayudar a mantener esta huella al mínimo: por ejemplo, en lugar de imitar el espectro completo de la luz solar, las granjas de interior a menudo usan LEDs de color rosa que incluyen solo las longitudes de onda de luz roja y azul que las plantas realmente necesitan para estimular el crecimiento, usando menos energía.8

Otro gran desafío al que se enfrentan las empresas que crean huertos en las ciudades es el precio de la tierra. Los altos costes de la tierra pueden conducir a precios altos, lo que significa que los productos solo estarán disponibles para aquellos que pueden pagar más, no para las comunidades más pobres que son las que necesitan más alimentos frescos asequibles.9

¿QUÉ FRUTAS Y VERDURAS SON FÁCILES DE CULTIVAR EN UNA TERRAZA? 


 

Si vives en una ciudad, también puedes comenzar a crear un huerto urbano ¡y no necesitas mucha tecnología para comenzar! Simplemente con una terraza, un balcón o incluso solo un alféizar es suficiente. Una vez que lo domines, podrías producir una gran cantidad de alimentos. La FAO estima que una parcela de jardín de un metro cuadrado puede producir 20 kg de productos cada año, lo que equivale a alrededor de 160 tomates o 18 coles.1

Es mejor comenzar poco a poco con alimentos que te gusta comer. Los tomates y los chiles se adaptan bien a los balcones, y las hierbas aromáticas como el romero, el tomillo y la salvia también lo harán perfectamente.10 Si tu jardín no tiene espacio suficiente, la remolacha, las habas y las zanahorias crecerán bien en contenedores. 11 Y si solo tienes un alféizar soleado para plantar, la albahaca apreciará estar en el interior protegida del viento.

¿Cultivas vegetales en tu balcón o terraza? ¿Qué cultivos te están funcionando mejor? Cuéntanos tu experiencia en comentarios.

Feb 01, 2021 Kelly Oakes Por Kelly Oakes Mis artículos